¿Te has preguntado alguna vez cuántas cosas estás dejando de hacer a causa del sentimiento de vergüenza?

¿Has observado dónde toma fuerza y te inhibes?

Cuando así ocurre, dificulta o finalmente evita realizar algún tipo de actividad donde te sientes expuesto, como por ejemplo: impartir una conferencia, bailar, hacer teatro o simplemente tener encuentros en relaciones más íntimas.
Probablemente no le hayas dado importancia y con evitar las situaciones has intentado solucionar el problema. Sin embargo, cada vez que te asalta la vergüenza, percibes cierta decepción de ti mismo al no poder sostenerla y actuar a pesar del sentimiento.

¡NO PUEDO! ME DA VERGÜENZA 2

Es posible que creas en la imposibilidad de cambiar esta situación y con ello solo te queda cerrar la puerta a aquello que te expone al sentimiento. No es la solución que más te gusta pero no sabes hacer algo mejor que te genere más satisfacción.
El sentimiento de vergüenza tiene que ver con la falta de autoestima, la sobre exigencia, el miedo a fallar, es decir, una serie de percepciones que impiden mostrar tu espontaneidad, tus ganas de actuar y tu deseo.

Es hora de plantearte si quieres seguir como estás o mirar hacia tu interior, conocer cuáles son tus potenciales y tus límites, desarrollar esa parte de ti que ha quedado estancada y que está harta de inhibirse. Puede que sea el momento de estimular a ese ser curioso, con ganas de jugar y tomarse las cosas con menos tensión e importancia.

¡Ánimo te mereces esta oportunidad!

¡NO PUEDO! ME DA VERGÜENZA 3

¡NO PUEDO! ME DA VERGÜENZA 4

¿Te ayudo? (+34) 609878957

Pide cita

Nombre (requerido)

Correo electrónico (requerido)

Teléfono

Mensaje

Introduzca el código:captcha

Acepto laPolítica de Privacidad & Cookies