Según la neuropsicología, la capacidad de amar depende de partes específicas de nuestro cerebro incluidas en el sistema límbico. En este sistema, se graban las relaciones que se establecen en nuestra primera infancia, creando una huella que modula los vínculos a lo largo de nuestra vida. Dependiendo de cómo se establezcan las relaciones entre el infante y sus cuidadores, así se va a poder desarrollar con mayor o menor armonía sentimientos indispensables para poder amar.

Amar es algo abstracto o tenemos una estructura interna corporal que lo modula 11

Bebé y cuidadores necesitan armonizarse para crear un entorno afectivo de cuidado y seguridad, dando lugar así a un estado de tranquilidad y confianza indispensables para el buen desarrollo de un ser humano.

Amar es algo abstracto o tenemos una estructura interna corporal que lo modula 4

Este apego tan delicado y vulnerable será el patrón que utilice el cerebro para sentir, percibir y crear relaciones futuras. Ninguna situación en esta fase es perfecta, lo que significa que todos tendremos algún tipo de necesidad no cubierta ya sea de protección, valoración o expresión que generan características específicas a la hora de elegir con quién relacionarte, a quién eliges para amar o rechazas sin que la voluntad y la consciencia sean las que imperen en las elecciones. De ahí que muchas veces no sabes por qué determinadas personas te atraen y de otras sientes necesidad de mantener distancia.

Cuando estos primeros años de la infancia no generan tranquilidad en la supervivencia, la realidad es imposible de soportar, creándose los mecanismos de defensa para huir del dolor y protegernos. A partir de ahí se construye un mundo irreal proyectado hacia el mundo interno, cuya fantasía será buscar y conseguir en otra persona aquello que no fue aportado en la infancia, sintiendo que si lo obtenemos no estará en peligro nuestra supervivencia. Así crearemos relaciones desde las necesidades no cubiertas, llenándote en demasiadas ocasiones de temores, insatisfacción, impotencia, desesperanza y un sin fin de emociones nada gratificantes, más propias de un niño que de un adulto.

En el momento que  empiezas a descubrir desde dónde estás manejando tu vida y ves que no te gusta, es la oportunidad para salir de ese atrapamiento infantil y tomar la responsabilidad de desarrollar actitudes más maduras.

Las vacaciones es un buen momento para reflexionar.

Amar es algo abstracto o tenemos una estructura interna corporal que lo modula 10

Observa qué cambiarías en ti y no sabes cómo.

Encuentra la forma de desarrollar actitudes que aumenten tu satisfacción personal.

Eres un ser único, solo hace falta creértelo.

¿Te ayudo? (+34) 609878957

Pide cita

Nombre (requerido)

Correo electrónico (requerido)

Teléfono

Mensaje

Acepto laPolítica de Privacidad & Cookies